Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses - reseñas - presentaciones - publicaciones

 
 

bibliotecas - derechos de autor - talleres - encuentros y festivales - convocatorias

 
     
             
         

12.May.22

 
   

 

 

Más de Eduardo Hidalgo aquí

 

 

 

 

     

 

 

El perro y el bebé

 

 

 

Hubo una vez un hombre que vivía en el bosque con su bebé de 6 meses y su fiel mascota, un perro alaskan malamute. Un día, el bebé enfermó gravemente y el padre lo llevó con el médico del pueblo. El médico indicó reposo absoluto e inmediato y un par de medicamentos que, según juzgó, serían suficientes para restablecer la salud del niño. El hombre regresó a su casa con el bebé en brazos, lo acostó en su cuna y lo arropó bien. El papá se abrigó el cuerpo con una chamarra de lana y se dispuso a salir nuevamente para conseguir la medicina. Ya estaba oscuro y hacía mucho frío afuera. Eran las 9 de la noche aproximadamente.

            Antes de salir, el dueño de la casa se dirigió al perro por su nombre y, con voz firme, le dijo: «Escúchame bien, Andy, tengo que salir a comprar las medicinas de tu hermanito. Quiero que lo cuides y vigiles que no le pase nada porque está enfermo y su situación podría empeorar si algo le pasa». Andy escuchaba atentamente y parecía que entendía todas y cada una de las palabras de su dueño.

            El padre salió por las medicinas y, al regresar, notó que Andy estaba afuera de la cabaña. El perro tenía sangre en el hocico. Con una furia enorme y sin pensarlo, el hombre fue a la parte trasera de su morada, tomó su escopeta, regresó al frente y le disparó a Andy, quien cayó fulminado al instante. Cuando el señor entró a la cabaña, notó que alrededor de la cuna de su hijo había varios lobos muertos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
             

Gracias por su visita

     

www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo