Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada) en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses

 
 

bibliotecas - derechos de autor - encuentros y festivales - presentaciones - publicaciones - talleres - convocatorias

 
     
 

 

     
     
     
  Ángel Carlos Sánchez  
   

 

 

 

 

 

 

(Acapulco, Gro., 1967). Poeta, narrador y pintor. Figuran entre sus libros editados Caminar el miedo (Casa vieja, 2001), Pasión por la indiferencia (IMC, 2012), Casa de páginas abiertas (Versodestierro, 2013) y Para no más (Canapé, 2013), de poesía y Parvadas (Fridaura, 2013), de narrativa. Textos suyos se han traducido al inglés y al francés. Como artista plástico ha exxpuesto en diversas muestras individuales y colectivas.

 

 

 
 

de Acapulco, Guerrero

 
 
     
     
 

 

 
 
 

21.Dic.19

 
  De la poesía de Ángel Carlos Sánchez

 

 

AGUAS BLANCAS 5

La tarde es una nube, un sol pesado y lento,

un perro atravesando la calle, un espejismo

del que emerge un automóvil.

Y es un grupo de palmeras,

un pájaro posado en una sombra,

un charco en el fondo de una zanja.

Es la tarde un silbido que se pierde en el campo,

un enjambre de instantes zumbando entre las hojas.

Y es un calor antiguo, cansado de estar húmedo,

un cerdo entre lo verde buscándose a sí mismo.

La tarde es un recuerdo que sopla desde el mar,

una fecha reseca, una brisa caliente.

La tarde es el veintiocho de un junio agujerado,

el final de un camino, una bala en la voz,

es un alarido que nunca va a alejarse,

es un sueño talado para tirar sus frutos.

La tarde es una bota sobre un cuerpo sangrante,

una hemorragia nueva en la tierra agrietada,

es la camisa abierta de un cadáver reciente,

un féretro en que caben diecisiete silencios.

La tarde no es blancura, no es piedad ni caricia;

es la emboscada impune, el dolor que no cesa.

Y podría parecer que la tarde es la noche,

pero algo se detiene al borde del olvido:

es un tiro de gracia que no ha dado en el blanco.

 

De Aguas blancas (Revista la Guillotina, 1998)

 
 
 

 

 
     
   

 

 

 

Gracias por su visita

www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo